Uñas

Las uñas, al igual que el resto del cuerpo, también pueden sufrir diferentes enfermedades. Aunque generalmente, estos trastornos no son graves y suelen ser de fácil tratamiento es importante saberlos detectar a tiempo para prevenir y / o detectar posibles problemas de salud. Los orígenes de estas patologías pueden ser múltiples, pero mayoritariamente el estrés, la contaminación y una inadecuada nutrición son las principales fuentes de la mayor parte de las afecciones de las uñas.

ENFERMEDADES MÁS COMUNES

MICOSIS

Es una infección provocada como consecuencia de la reproducción descontrolada de hongos microscópicos. Provoca normalmente la elevación de una parte de la uña por la acumulación de una secreción semiviscosa de color gris, la aparición de pequeñas manchas blancas en la superficie de la uña y el engrosamiento del dedo infectado. Es importante identificar el tipo de hongo para poder prescribir el tratamiento adecuado para su eliminación.

UÑA ENCARNADA O CLAVADA

Es una afección común debida a que la uña, frecuentemente la del dedo gordo del pie, crece en el interior del muelle periungueal provocando una pequeña herida que provoca dolor, inflamación e incluso infección.

Normalmente se produce como consecuencia del uso de un mal calzado, por cortar mal las uñas, por una hipersudoración del pie o por desviaciones o malformaciones de los dedos.

El tratamiento de la uña clavada, para que sea definitivo, recomendamos realizar una pequeña intervención para eliminar la parte de la uña que se clava y así evitar la herida y que se vuelva a repetir.

UÑA ESTRIADA

Es una malformación de la superficie de las uñas que no hace dolor pero aporta una textura peculiar al tacto de las uñas. Hay que diferenciar entre:

  • Estrías longitudinales: suelen aparecer con la edad, a partir de los 60 años por cuestiones hereditarias.
  • Estrías transversales o “Líneas de Beau”: en este caso hablamos de una alteración en el crecimiento de las uñas provocada por una mala alimentación, por un cuadro febril, como consecuencia de ciertos medicamentos o bien como señal de alguna patología. Es por este motivo que se recomienda visitar a su dermatólogo para determinar la causa y poder tratarla lo más rápido posible.